Menu

Mi pasión en un tiempo nuevo

“Los avances más sensacionales del siglo XXI ocurrirán no por el desarrollo tecnológico sino por la expansión del concepto de lo que significa SER HUMANO

 John Naisbitt

Hace tiempo que no coloco nada en mi blog y hoy quiero hacerlo compartiendo con vosotros cómo estoy y lo que quiero hacer en este nuevo tiempo que estamos viviendo. No es un tiempo de cambio, es otro tiempo, otra era que nos trae nuevas vibraciones e inquietudes, un nuevo orden. Un nuevo tiempo que nos está exigiendo una transformación. Lo que hacíamos antes es posible que ya no nos sirva, posiblemente, ya no tenga sentido. Ya no es suficiente lo aprendido, es tiempo de transformarnos o "reinventarnos", de dentro a fuera, escuchando a nuestro corazón, conectando con nuestra sabiduría, con lo que realmente somos y venimos a hacer.


amazonas enero 2016Mis viajes a la Amazonia siempre son de mucho impacto y crecimiento personal, voy a un lugar de gran belleza, alejado de la “civilización”, con un clima extremo, un lugar en donde se hace evidente la presencia del cielo y del infierno de la Naturaleza, de la Madre Tierra. Los mosquitos este año fueron para mí más crueles que en otras ocasiones, me acribillaron sin compasión alguna. Los veteranos sabemos que para poder seguir allí y disfrutar la experiencia, es necesario no atender al enorme picor que te producen las múltiples picaduras, hacer como que “no pasa nada”. Reconozco que, en estas situaciones, agradezco estar entrenada en Sofrología. Es necesario aprender a acariciarse con cierta presión porque rascarse, con uñas, tiene un precio altísimo. Se produce la “pereba” una infección en la zona rascada que puede dejarte inmovilizado, incluso con fiebre alta, durante varios días. Dependiendo del lugar y el tamaño y el cuidado, pueden ser varias semanas. La consigna que damos a los visitantes que llegan por primera vez es: “no te rasques”. Creerme si os digo que es difícil obedecer, quien más y quien menos pasamos en algún momento por la experiencia de sufrir las dolorosas y molestas “perebas”.  También viví el cielo, la maravilla de vivir en una naturaleza poderosa, bañarme cada día, varias veces, en las aguas puras del río o en agua de lluvia, comer sencillo, casi cada día lo mismo y saberte a gloria, deliciosos sabores de frutas que aquí no llegan, …. nuevas vibraciones y sensación de paz y perfección. No existe el estrés. Y lo mejor de todo, las personas, amigos y vecinos entrañables, muy humildes, sencillos, amorosos y llenos de alegría. También visitantes que llegan de todas partes del mundo, buscadores, aventureros, valientes que llegan a conocer este lugar paradisíaco y extremo para confrontarse con ellos mismos. Por supuesto, como no podía ser de otra forma,  no hay Wiffi, ni teléfono, ni PC… yo elimino totalmente hasta el reloj!!

Este año regresé con una enorme vitalidad, una nueva fuerza, interesante, ya que también va unida a una gran serenidad y calma. Una maravillosa sensación de que “todo está bien”, sentida en lo más profundo de mi ser. Por primera vez, no me asustó en absoluto la vuelta al trabajo, cosa que en otras ocasiones no me resultaba sencillo. Dado que soy freelance, mis vueltas al trabajo, después de dos meses totalmente desconectada, consisten en una revisión de lo importante ocurrido en mi ausencia (fantástico comprobar que no pasa nada relevante) e iniciar un nuevo ciclo, prácticamente partiendo de cero. Las tareas son las mismas: contactar con los clientes, hacer reuniones, programar talleres, hacer propuestas, revisar cobros de facturas, asistir a eventos, leer novedades, etc. En esta ocasión está siendo diferente, puedo observar que he hecho un cambio sustancial. Un cambio que no tiene palabras y que me produce mucha alegría y confianza. Es un cambio interior, que puedo observar en el “cómo”, en la mirada, en la comprensión. Lo que fluye y los resultados son diferentes.

A un mes de mi llegada, todavía con alguna marca en la piel por las picaduras crueles de los mosquitos amazónicos, empiezo a darme cuenta de que también llegan cambios a mi trabajo y que, inexorablemente, toca aplicarlos. Expandir, una vez más, mi estupenda zona de confort… No sé en qué van a consistir exactamente esos cambios pero sé que ya están aquí, llamando a la puerta de mi corazón, pidiendo ser atendidos, obligándome a dejar un poco de lado lo que se supone que “necesito hacer” y dando prioridad a temas y tareas diferentes que, sin estar en la agenda, son lo que fluyen naturalmente y  disfruto más.

“La verdadera libertad llega cuando somos capaces de renunciar a lo que somos en favor de lo que podemos llegar a Ser”

Alex Rovira

Estoy terminando de crear una segunda parte de mi taller “Liderazgo en Acción” (ya en su edición 10) para los participantes del primer nivel, que llevan años pidiéndome seguir con la formación, avanzando un escalón más. Lo titulo “Líder Esencial”. Al plantearme lo que quería conseguir para esta segunda parte, tomé conciencia de que necesitaba ir más profundo en el desarrollo del SER, centrarme en la esencia, ampliar el nivel de consciencia a esas personas extraordinarias y únicas que buscan algo más que conocimiento. Lo que estamos buscando todos, lo que necesitamos, lo que anhela nuestro corazón, es conectar con nuestra Naturaleza, con nuestro Ser, con nuestra Sabiduría, con lo que, de verdad, somos en esencia.

En este cambio de tiempo, quiero seguir con la pasión que siempre he sentido por mi trabajo, dando un nuevo paso, expandiendo lo que yo soy y vivo en estos momentos. Es un compromiso conmigo misma, ayudar a las personas a recordar y sentir que la calma existe, que somos seres muy creativos. Que podemos encontrar ese precioso, profundo y sublime silencio lleno de amor dentro de nosotros. Que desde ese lugar, despiertos, todo es más sencillo.

"Solo el despertar y aquello que nos lleve al despertar tiene valor en realidad."

G. I. Gurdjieff

 

Esperanza Loira

18 de marzo de 2016

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba